fbpx

Oración de sanación

ORACIÓN PARA ALCANZAR LA INTERCESIÓN DE LOS CATORCE SANTOS AUXILIADORES

Bienaventurados Santos Auxiliadores, selectos amigos de Dios, yo os honro y venero como poderosos intercesores, y acudo con filial confianza a vosotros en mis necesidades, de las que para su remedio he resuelto hacer esta novena.

Obtenedme por vuestra intercesión, aplacar la ira de Dios, la cual provoqué con mis pecados, y ayudadme a enmendar mi vida y hacer penitencia.

Obtenedme la gracia de servir a Dios con todo el corazón, a resignarme a su Divina Voluntad, a ser paciente en las adversidades y a perseverar hasta el fin, de modo que, habiendo finalizado el curso de mi vida, pueda reunirme con vosotros en el Cielo, donde alabaremos por siempre a Dios Nuestro Señor, quien es admirable entre sus Santos.

Amén.

ORACIÓN

Omnipotente y sempiterno Dios, que otorgasteis formidables gracias y dones a vuestros santos Jorge, Blas, Erasmo, Pantaleón, Vito, Cristóbal, Dionisio, Ciríaco, Eustaquio, Acacio, Gil, Bárbara, Margarita y Catalina, ilustrándolos con admirables milagros; concedednos os suplicamos, atended benigno las súplicas de cuantos acudimos a su intercesión.

Por Jesucristo Nuestro Señor. (del Común de los Santos Mártires)

Amén.

___________________

* El venerar a estos santos en conjunto se originó en medio de la “Muerte negra”, la devastadora plaga de peste que asoló Europa entre 1346 y 1349. La plaga atacaba a las personas de manera repentina, llevándolas a la muerte en cuestión de horas y sin oportunidad de recibir los últimos Sacramentos.

En ese momento, la sociedad se encontraba en un estado crítico.
En respuesta a esta situación desesperada, las personas dirigieron sus plegarias al Cielo, buscando la intercesión de los santos para librarse de la plaga o encontrar alivio. En particular, los catorce santos mencionados previamente se convirtieron en los más invocados para enfrentar esta grave aflicción.

Sin embargo, el desarrollo del culto tal como lo conocemos en la actualidad comenzó en 1348. Fue en ese año que se erigió la iglesia de Vierzehnheiligen en Bad Staffelstein (cerca de Bamberg, Baviera).

El lugar donde tres años antes Hermann Leitch tuvo una aparición en la que los Catorce Auxiliadores le dijeron: «Somos los Catorce Auxiliadores y deseamos que se edifique aquí una iglesia en nuestro honor.

¡Si tú nos ayudas, nosotros te ayudaremos!». Desde entonces, esta iglesia ha sido un destino de peregrinación y ha sido testigo de cientos de milagros, especialmente en su día de honor, el 8 de Agosto.
Iniciar
1
¿Necesitas ayuda?
Escanea el código
Hola, podemos ayudarte 📞 aquí.